I`ll be there (allí estaré)





Cuando tienes en mente lo que quieres fotografiar, ya sea una idea o un sentimiento, buscas el convertirlo en realidad. En mi caso, miro a mi alrededor y voy en busca de ello, porque intento que se dé tal situación de la manera más natural posible, así se impregna de realismo la escena, por eso mismo, por su autenticidad, por su espontaneidad.


Lo natural sale solo, sale de dentro de cada uno, y eso no se puede ocultar, lo podrás tapar, pero tarde o temprano resurge, al igual que la verdad.

La historia de esta fotografía tiene que ver con todo eso que os digo, de los sentimientos, sabía lo que quería transmitir y se dieron las circunstancias. Además, no está elegida al azar, y sí con los tiempos que corren. Os pongo en contexto.

Un día soleado del otoño de 2019 se celebraba un triatlón en Puerto Sherry. Un reto apasionante lleno de dificultades, entre las cuales estaba el tener que saltar desde un barco como inicio haciendo varios kilómetros a nado, para continuar otros tantos en bici y el resto corriendo... Yo me encontraba en uno de esos barcos y fui testigo de varios triatletas que competían y abandonaban por el sobre esfuerzo que suponía luchar contra la mar.


No penséis que porque eran más débiles o menos preparados, al revés, físicamente fuertes, pero en este tipo de eventos no solo se compite con el cuerpo, sino con la mente. Más difícil aún si cabe.


Entre tanto, me iba colocando por las diferentes localizaciones por las que transcurría la carrera, sabiendo que la meta iba a ser el plato fuerte en cuanto a sentimientos se refiere, reflejo de lo luchado y de lo sufrido.


A medida que fue transcurriendo la competición, sucedió el momento de la llegada: entre tantos corredores, allá estaba el gran Sergio Mesa, administrador de la página Historias De Superación, una persona que es un corazón andante, luchador nato, abrazado efusivamente a tres guerreras que superaron al cáncer de mama, demostrando su valor y su fuerza, ejemplos de lucha, de esfuerzo. Sollozos de alegría entre sus abrazos pude contemplar mientras fotografiaba la escena por los que casi suelto la cámara y me uno a ellos. Imágenes que nunca se me olvidarán.


Por allí también estaba Germán, un chaval de 13 añitos víctima de una enfermedad rara llamada ataxia la cual es neurodegenerativa, empujado por su familia ayudándole a completar no sólo este recorrido, y el de muchos otros, sino el más difícil de todos, el de la vida, y el de dar a conocer esta maldita enfermedad.


Con los sentimientos a flor de piel por lo que os cuento y fotografiando la llegada de todos los demás corredores y corredoras, vi a una mujer anciana sentada en una silla de ruedas. Su mirada, su gesto en la cara, dibujaba una leve sonrisa de satisfacción, parecía esperar a alguien y darle su cariño, quereriendo transmitirle lo orgullosa que se sentía.


Acto seguido, me puse a buscar entre la multitud intuyendo que sería algún deportista de los que competían, hasta que di con él. Efectivamente, tras haberse recuperado del esfuerzo, inclinó de nuevo su cuerpo que permanecía hasta entonces encogido, recuperando la respiración, y se puso a buscar. De momento supe que era él, que era la persona que tenía la suerte de tener a ese ser especial esperando felicitarle por su esfuerzo.


Esperé a que llegase el momento, se miraron, se acercaron y ella con su mano acarició su cara, convirtiendo lo que buscaba en realidad. De ahí el resultado de la fotografía que tenéis presente y que titulé en su día: _i'll be there_ (allí estaré)

Va dedicada a todas esas personas que se sienten solas, que dieron todo en la vida por los suyos, y hoy mueren víctimas de esta enfermedad sin tener la suerte de que esté ahí ese ser tan especial al que anhelan abrazar. A todos ellos. Y a la conciencia de esta puñetera sociedad que los abandona, y hasta incluso los maltrata. Porque no solo es este virus el que mata, sino el egoísmo de muchos.


@ivandelprestamo _i'll be there_

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

No limits