El verdadero sentido de la LIBERTAD



A veces no es sencillo expresar tus emociones, tus instintos. Porque, entre otras cosas, vivimos en una sociedad la cual establece unos estándares de comportamiento, de maneras de ser y de estar. Unos códigos que debemos seguir para poder encajar dentro de ese canon social para sentirse parte de un colectivo común y sentirnos identificados, evitando así el aislamiento. Así, si me identifico con el del al lado, siento que lo estoy haciendo bien, porque como este lo hace, mis actos, mis comportamientos, están justificados, ética y moralmente. Todo lo que esté fuera de eso, está mal, porque en mi sociedad, esos actos son los únicos válidos, los únicos que tienen valor.


Todo esto lo digo porque para mí la Libertad es el mayor y más preciado bien que puede tener el ser humano, más allá de todo lo demás, y he visto como su sentido y su significado han sido mancillados en vano durante estas últimas jornadas en base a las elecciones madrileñas.


No me gusta hablar de política, ya lo hice hace algunos años y no sirve de nada. No se arregla nada. Es lo que yo llamo política de barra de bar, de politólogo de mercadillo que repite como un loro lo que dicen otros sin tener ni idea de nada. Se discute sin conocimientos, sin argumentos, vacíos en su mayoría, de gente que ni lee, ni se informa, ni contrasta información. ¿Para qué entonces?, ¿para imponer tu razón por encima de las demás? Va a ser que no. Mejor que cada cual haga lo que tenga que hacer y si se deja engañar, pues nada, punto para el político de turno. Democracia la llaman...


La gente hace lo que da la gana. Me di cuenta que al final cada uno va por donde quiere ir, cada uno quiere ver lo que quiere ver, y si tienen delante una pared de color blanca, ellos van a seguir diciendo que es negra porque así se lo dictan los demás que, a su modo de ver, piensan como él/ella, o eso les hacen creer. ¿Cómo es posible que un humilde trabajador que casi no llega a fin de mes vote a un partido que claramente favorece a los intereses de los más pudientes?


Decir que todos los políticos son iguales es lo mismo que decir que todos los policías son iguales, que todos los profesores son iguales, todos los médicos... Encasillar a todos por igual es un error total, porque cada persona es un mundo, cada uno es como es, pero claro, es mucho más sencillo hablar de una pluralidad de sujetos, hacer prejuicios, marcar estereotipos... Antes que conocer a las personas.


El pensamiento crítico con uno mismo, el entender por razonamientos propios, brillan por su ausencia, dando paso al estilo "esto es así porque lo digo yo, porque lo dicen los míos. Si no piensas como tal, no eres español".

En fin, volviendo a lo que iba, en estas últimas elecciones de Madrid, la reelegida Presidenta de la Comunidad, señora Ayuso, hizo de la libertad su lema de campaña, diciendo cosas como esta (entre otras):


"La libertad es llevar una pulsera que dice libertad sin tener que ocultarla"


"Madrid es tan grande que puedes vivir sin encontrarte con tu ex y eso es libertad"


"Madrid es un sitio donde cuando viene una borrasca llamada Filomena, pasas por la calle y hay una mesa con tres metros de nieve con madrileños tomando cerveza"


"En Madrid, después de un día trabajando, un día sufriendo, nos podemos ir a una terraza a tomarnos una cerveza y vernos con los nuestros, con nuestros amigos, con nuestra familia. A la madrileña”


A ver, todas esas cosas están muy bien, pero recordemos algo, nada, un simple detalle: estamos en estado de alarma. Parece que hay un virus que ha derivado en una pandemia mundial que ha matado y sigue matando a miles y miles de personas. Que ha ocasionado enfermedades crónicas, patologías raras derivadas del mismo virus, dando un vuelco en la vida de las personas que las padecen. Que se lo digan a una amiga cercana que la pobre está atravesando uno de los peores tragos de su vida, a la que desde aquí mando un fuerte abrazo.


Madrid es una de las comunidades con más contagios del país. La gente ha perdido su empleo, a sus familiares, a sus amigos.


Decir, en estas circunstancias que estamos atravesando, para algunos las más duras de su vida, que la libertad de ir a tomar cañas esté por encima de todo, me parece, cuanto menos... Incoherente, por llamarlo de algún modo. Falta de empatía total y absoluta. Ninguna otra comunidad en España ha tomado ese tipo de decisiones egoístas y absurdas, han esperado a que llegue el 9 de mayo para determinar las siguientes actuaciones en sus respectivos territorios tras el fin de dicho estado estado de alarma.


Hacer exactamente lo contrario a lo que se debe en plena crisis sanitaria simplemente porque el Gobierno que es de izquierdas ha actuado de cierta manera, yo actúo de la otra. Al revés, básicamente. Ya os digo que si el poder central lo ejerciera su partido, la libertad que esta mujer proclama habría sido totalmente distinta.


A ver, objetivamente para proclamar esa libertad a la que hace alusión, lo primero es establecer la seguridad. Si hay algo que aprendí en la época en la que estuve opositando, fue que la Libertad siempre va unida a la seguridad. No se puede sentir una persona verdaderamente libre en sociedad si antes no está segura, si no existe un Estado o un Gobierno o alguien que vele por ella. Eso es primordial. Y, por supuesto, en estas circunstancias que atravesamos es difícil garantizarla. Además, que lo que dije al principio, no todos los españoles, no todas las personas se pueden permitir el lujo de tomarse una cerveza cada vez que les plazca, desgraciadamente. Entonces, de qué tipo de libertad habla esta señora, ¿de una libertad selectiva según la economía de cada uno? Es ridículo, superficial y clasista.


Volvamos al origen de todo: ¿Cuál es el verdadero sentido de la Libertad? La foto de esta entrada es la que me ha inspirado el escribir todo esto y te invito a que la vuelvas a ver.

Dos mujeres que se besan con pasión tras el final de una dura carrera allá por 2019. Dos personas que se quieren. Dos personas que se aman más allá de todos los complejos sociales que te puedan impedir hacerlo, el simple gesto de dar un beso, puede ser el símbolo por excelencia del amor. En él se aprecia el cariño, el aprecio y, sobre todo, la admiración, todo ello culminado con el sentir de los labios de esa persona a quien tanto quieres.


En su momento la titulé _free love_ (amor libre)

Pienso que es la expresión máxima de lo que simboliza todo. Entonces, qué tiene que ver el tomarte una caña con eso. Dónde están esos valores que acabo de expresar con el significado que conlleva el beso a través del verdadero amor: sin fronteras, sin barreras sociales que te impidan querer, amar libremente sin pensar, solo sentir. Sin hacer daño a nadie. Solo a los hipócritas que gritan y repiten como loros cosas que ni piensan y mucho menos, sienten, o que no hacen por no llevar la contraria a sus líderes.


A todos ellos, sean verdaderamente libres de esas cadenas que os atan a determinados comportamientos que la sociedad a la que os sometéis os dictan como bien, cuando hay otros que os pueden llevar a lo que por dentro sentís, con respeto y sin hacer daño a los demás.


Si existe un símbolo que nos deba unir que sea el de un gesto de amor puro, como es el beso de aquel o aquella a quien verdaderamente amas, y eso, en estos tiempos que atravesamos, ha sido un reto muy duro para personas que se quieren y viven lejos. De hecho, la imagen ganadora del mayor certamen de fotografía a nivel mundial, la World Press Photo, no fue un beso, pero sí de algo que tiene mucho que ver, es la llamada "el primer abrazo". Aquí tienes el enlace, por si la quieres ver y conocer la historia que hay detrás: https://www.bbc.com/mundo/noticias-56773454


Ese, para mí, es el verdadero sentido de la Libertad: hacer lo que tu corazón te dicte. No hay más.

@ivandelprestamo








49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo